Sillas de paseo ligeras

¿Cansado de tener que llevar la clásica y voluminosa silla de paseo a todas partes? ¿Cansado de tener que hacer un gran esfuerzo para levantar varios kilos del suelo para introducir el cochecito de paseo en el maletero del coche o subirla al autobús?

Sin duda alguna la respuesta a estas preguntas son las sillas de paseo ligeras. Son sencillas, prácticas y versátiles, de forma que podrás pasear a tu bebé cómodamente. Son cochecitos de fácil manejo que incluso se pueden manejar con una sola mano en superficies lisas. Gracias al sistema de suspensión con el que están equipados muchos dispositivos modernos, tu hijo podrá viajar con gran comodidad gracias a una mayor absorción de impactos.

Aquí puedes encontrar una selección de ofertas de las mejores sillas de paseo ligeras:

El armazón de este tipo de cochecitos es ligero, pero lo suficientemente fuerte como para sostener a un niño de un peso medio-alto. El espacio del asiento suele ser amplio, pero es algo que depende de cada modelo en concreto.

El mecanismo de plegado es sencillo, pensado para poder plegarse con una sola mano, y funciona bastante bien. Sin embargo, hay algunos dispositivos con un mecanismo menos práctico que necesitan de ambas manos para plegarse. La apertura, por otro lado, sí se puede hacer con una sola mano, siendo necesario empujar hacia abajo el mecanismo de cierre con el pie antes de colocar al niño en la silla de paseo.

Actualmente las sillas de paseo ligeras tienen muchas de las características de los cochecitos más grandes, pero las ligeras son mucho más fáciles de maniobrar en los paseos y de transportar durante los viajes.

Algunos inconvenientes de las sillas de paseo ligeras

Si bien es innegable que los cochecitos ligeros son realmente prácticos y versátiles, también hay que decir que carecen de algunas de las ventajas que ofrecen las sillitas de paseo tradicionales. Una de ellas es que el carro suele ser demasiado pequeño como para tener el espacio suficiente para guardar algunas cosas, como una bolsa de pañales de tamaño mediano. Así que si necesitas llevar muchas cosas, será mejor que lleves una mochila contigo.

Además, aunque muchos modelos ofrecen la posibilidad de reclinar el asiento en dos posiciones, éstas no siempre son adecuadas para bebés o niños que no pueden sentarse solos. La altura de la dirección no es ajustable, y los padres más altos pueden experimentar incomodidad si el paseo se alarga un poco.

En conclusión, estos cochecitos ligeros, además de ser muy prácticos, son unos dispositivos bastante duradero y fáciles de manejar en la mayor parte del terreno de la ciudad, por lo que la relación calidad-precio es más que buena. Para solucionar los problemas de espacio que pueden surgir, basta con llevar una bolsa o mochila. Pero definitivamente es la mejor opción, por ejemplo, cuando vas de viaje con los más pequeños, ya sea en coche o en avión.

El peso de una silla de paseo ligera es de unos 15 – 17 kilos, su diseño es eñegante, tienen una estructura súper resistente y un tejido que es fácil de limpiar, además también es posible quitar toda la funda para lavarla. Cuando el cochecito ligero está plegado, dispone de una correa de transporte especial para el viaje. Y gracias a su durabilidad, cuando ya no lo necesites siempre podrás acudir al mercado de segunda mano para recuperar parte del dinero invertido inicialmente.

Cerrar menú